Reglamento UE 2017/852. Mercurio en clínicas dentales

El mercurio es una sustancia muy tóxica, que representa una gran amenaza para la salud humana a nivel mundial. Este riesgo sustenta la implantación de nuevas medidas de control de uso y gestión de residuos que contienen mercurio, medidas que se recogen en el Reglamente 2017/852 de fecha 17 de mayo de 2017 sobre el uso del mercurio.

En la Unión Europea, el uso más extendido del mercurio corresponde a su uso en amalgamas dentales, constituyendo una fuente de contaminación importante del medio ambiente. Por ello, el nuevo reglamento presenta una serie de implicaciones que afectan directamente a las clínicas dentales. En primer lugar se establece la recomendación de evaluar la eliminación gradual del uso de amalgama dental a largo plazo, preferiblemente antes de 2030.

Además se establecieron una serie de medidas de implantación a corto plazo.

  • A partir del 1 de julio de 2018: La amalgama dental no se utilizara en tratamiento de dientes de leche, en menores de 15 años y de mujeres embarazadas, excepto cuando el profesional dental lo considere estrictamente necesario por necesidades médicas específicas del paciente.
  • A partir del 1 de enero de 2019: Solo se utilizará amalgama dental en forma de cápsulas predosificadas, Las cápsulas para amalgama serán como las descritas en las normas europeas EN ISO 13897:2004 y EN ISO 24234:2015. No estará permitido el uso de mercurio a granel por parte de los profesionales dentales.
  • A partir del 1 de enero de 2019, los operadores de los gabinetes dentales que utilicen amalgama dental o que retiren empastes de amalgama dental o extraigan dientes que contengan dichas amalgamas garantizarán que sus gabinetes cuentan con separadores de amalgama para retener y recoger las partículas de amalgama, incluidas las contenidas en el agua usada. Dichos operadores velarán por que: a) los separadores de amalgama puestos en servicio a partir del 1 de enero de 2018 garanticen un nivel de retención de, como mínimo, el 95 % de las partículas de amalgama. A partir del 1 de enero de 2021, todos los separadores de amalgama en uso garanticen el nivel de retención de como mínimo el 95%.
  • Los separadores de amalgama se mantendrán de acuerdo con las instrucciones del fabricante para garantizar el nivel más elevado posible de retención.
  • Los profesionales dentales garantizarán que los residuos de amalgama, incluidos los restos, las partículas y los empastes de amalgama, y los dientes o partes de estos contaminados por la amalgama dental sean tratados y recogidos por un establecimiento o empresa de gestión de residuos autorizado. Los profesionales dentales no liberarán directa ni indirectamente tales residuos de amalgama al medio ambiente, bajo ninguna circunstancia.

 

Si tiene alguna duda sobre las implicaciones de la nueva legislación en su clínica dental no dude en consultarnos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*